El desarrollo e implantación de una imagen corporativa son vitales para que las empresas se diferencien de la competencia y muestren sus valores corporativos de un modo visual.

Las empresas se enfrentan día a día a una lucha constante por conseguir clientes. Una lucha que, además, se ve incrementada por la enorme competencia que existe en cada uno de los sectores económicos y que provoca la necesidad de diferenciarse de la competencia para lograr que los clientes y el público objetivo se fijen en nuestros productos y servicios.

En términos absolutos, España contaba en 2016 con un total de 3,28 millones de empresas activas, una cifra que ofrece una panorámica de la enorme competitividad que existe. Por ello y para diferenciarse del resto, la apuesta de las compañías por el diseño y la imagen de marca se han convertido en algo esencial para poder supervivir en la actualidad.

El diseño gráfico es, en definitiva, la representación en imagen de tu compañía y, por tanto, la parte visual que hará que te conozcan en el mercado. Por ello,apostar por el diseño gráfico es apostar por el futuro de la compañía. De hecho, la imagen es tan importante que las grandes empresas no escatiman recursos en cuidarla y potenciarla, llegando incluso a convertir el diseño en la parte más importante de su modelo de negocio.

Sin embargo, no hace falta ser una gran empresa para empezar a cuidar nuestro diseño y la imagen que trasladamos al mercado. Lo importante es empezar por ser conscientes de su importancia y del retorno que nos va a generar si la empleamos bien. Una vez que tengamos claro este punto, el paso siguiente será ponernos en contacto con una empresa especializada que nos asesore en el desarrollo de nuestra imagen corporativa.

Una de estas empresas es Studio Area 51, un estudio de diseño que cuenta con cientos de trabajos a sus espaldas. Según explican desde esta empresa, el trabajo consistente en la creación de una imagen corporativa requiere tiempo y dedicación porque “es la manera que tenemos para transmitir de una forma creíble y coherente los valores de nuestra marca, así como los mensajes que queremos trasladar a nuestros clientes y posibles clientes”.

Por ello, el estudio previo de la empresa es fundamental para conseguir el equilibrio perfecto de colores, tipografías, imágenes,.. que conjuguen a la perfección con la estrategia de marca de la empresa y que, además, “sean comprendidos con facilidad para los usuarios, quienes identificarán la imagen con la empresa en el mismo momento de ver cualquier diseño de la empresa”.

En este sentido, esta imagen la transmite la empresa desde cualquiera de sus elementos. El logotipo es el más conocido y el que más identifican las personas, sin embargo existen otros recursos también esenciales como son los elementos de la papelería, la página web, serigrafía, catálogos, revistas,…

La digitalización de la economía y la expansión de internet han provocado que la web se haya convertido también en una de las patas fundamentales a la hora de comunicar por parte de las empresas. Por ello, el diseño de la parte digital de la empresa también tiene que estar cuidado, ya que hoy en día es una parte esencial en cualquier negocio, permitiendo llegar a millones de potenciales clientes de todo el mundo. Por ello, además de la parte impresa y de papelería, el ámbito digital también es un punto clave a la hora de apostar por el diseño de nuestra empresa.

Para conseguirlo, los profesionales de STUDIO AREA 51 consideran fundamental que la web o tienda online, así como los banners publicitarios y redes sociales, sean acordes con nuestra identidad visual y con nuestros objetivos. En este punto y además de la identidad visual, la estrategia de marketing online y de comunicación son las patas sobre las que se apoya nuestra empresa.

Fuente: grandesmedios.com

Compartir

Submit your comment